Fobia

Cuenta la leyenda que Paco Huidobro y Leonardo de Lozanne se conocieron en un concierto de las Insólitas Imágenes de Aurora, aquella banda seminal que eventualmente se convertiría en Caifanes. La historia es significativa porque veinte años después, la alineación actual de Fobia sobrevive gracias a ese dúo dinámico, sin duda los únicos irremplazables: el primero compone el 99% del material, mientras el segundo posee el suficiente carisma y voz para darle identidad a la banda.

 

Desde sus primeros días, Fobia creció como un ente incomprendido, descalificados de manera injusta por ser demasiado fashion, algo pecaminoso para un rock entonces supuestamente contestatario. Sin embargo, así como Huidobro no tenía culpa o culpa de escribir sobre los fantasmas que crecían en su imaginación (cibernoides, iguanas, gusanos, crucifijos, etc), la banda jamás negó la cruz de su parroquia y a contracorriente hicieron del glam un estandarte que les consiguió más groupies que todas las bandas del momento juntas.

 

Con referencias musicales atípicas para ese momento como eran los Talking Heads, el new wave, construyeron un discurso muy sofisticado para la época, con letras surrealistas que patentizaban un imaginario muy peculiar, sustentado en un snobismo pop sin precedentes en México. Siempre a contracorriente, su ADN es inclasificable dentro del rock mexicano: en una época en que era común hablar sobre cuestiones sociales y existenciales, ellos parecían sólo interesados a crear un mundo feliz, lleno de satisfacciones estéticas y sexuales.

 

Desde su disco debut homónimo, Fobia anticipo que lo suyo era la controversia, pues ya con “El microbito”, canción que Huidobro odia a muerte, la censura no se hizo esperar con una frase que hoy resulta baladí. Pero su verdadera capacidad conceptual llegaría con los discos Mundo feliz y Leche, un par de discos adelantados a su época, de ambición artística warholiana y taxonomía nebulosa.

Aunque nunca fueron -ni serán- una banda para grandes escenarios, su cancionero es ineludible y en él encontramos temas que en cada generación renacen para demostrar su carácter atemporal: "Hipnotízame", "Veneno vil", "Microbito", "Los Cibernoides", "Camila", "Revolución sin manos", "No eres yo", "Descontrol", "El crucifijo" y "El Diablo", son canciones que anidan en el inconsciente colectivo del rock mexicano.

 

En 2012, luego de que Cha! e Iñaki abandonaran el barco para mantener el éxito seguro de Moderatto, Leonardo y Paco deciden lanzar un nuevo disco titulado Destruyendo hogares, un título ponzoñoso que refleja el rompimiento de una de las bandas más emblemáticas de México.

El disco no ofreció un nuevo himno, sólo temas medianamente logrados, que en vivo contrastan con los hits que la banda construyó en tiempos mejores.

 


INTEGRANTES ACTUALES:


Leonardo de Lozanne: voz.
Francisco Huidobro: guitarra.


INTERGRANTES PASADOS:


Gabriel Kuri: batería.
Jorge "Chiquis" Amaro: batería.
Iñaki Vázquez: teclado.
Javier "El Cha!" Ramírez: bajo.
Jay de la Cueva: batería.
Mauricio Clavería: batería.


CONCEPTO SONORO:


Rock pop alternativo.


SÍGUELES LA PISTA EN:


www.facebook.com/fobiarama

@fobiamx

fobiarama.com/


 

Comenta con Facebook

¿Te lo perdiste?

Back to Top