< / < >

#ENTREVISTA Estados Alterados: nos platican sobre el pasado presente y futuro del grupo

Por: 
Vicente Jáuregui @vicentjaregui
Foto: Francisco Cárdenas Ago 16, 2019

Pioneros de la música electrónica en Latinoamérica, Estados Alterados surge a fines de los años 80 en Medellín, como una fuerza creativa de avanzada que rompe las expectativas de lo que podía ser un grupo musical colombiano. A casi tres décadas de distancia, la hazaña condensa una leyenda que aún hoy arroja dividendos. Fundada por Elvis (voz principal) y Ricky (batería), en colaboración de toda la vida con Nati (teclados) y Pipe / Wonder-B (guitarra y bajo), la banda recién conquistó al público de Rock Al Parque, durante la edición 25 del festival de rock más importante de su país.

Considerada como el primer grupo colombiano en estrenar un video en MTV, cuentan con una discografía de seis álbumes de estudio que mantienen una constante evolución en su sonido. A pesar de que en 1999, deciden tomar un descanso para centrarse en proyectos individuales, Estados Alterados resurge en 2010 con el lanzamiento independiente de Romances Científicos e Intruso Armónico en 2014.

En marzo de 2018, Estados Alterados cumplió un sueño al abrir el concierto de Depeche Mode y en agosto de 2018 lanzan Lumisphera, su sexto álbum de estudio. Este verano, la banda regresa con el estreno de "Mantra". Platicamos con Elvis y Ricky sobre la historia de la banda y lo que vendrá en un futuro inmediato. Esto es lo que comentaron para La Banda Elástica.


Después de 30 años de carrera, ¿cómo recibieron la noticia de la invitación para tocar en los 25 años de Rock al Parque?

Ricky: Esa llamada es una respuesta a esos 30 años de existencia de Estados Alterados. Definitivamente, para nosotros fue una sorpresa porque, actualmente, hay infinidad de grupos y propuestas. Muchas de ellas de gran calidad. Como grupo, representó una gran alegría porque la invitación fue para varias etapas del proceso de Rock Al Parque 25 años. Tuvimos un taller de música electrónica con nuestros instrumentos que pudimos crear en el planetario de Bogotá. Luego estuvimos invitados como banda en el escenario Lago, ya cerrando en festival.

Además, el llamado a celebrar con la Orquesta Filarmónica de Bogotá fue algo inmenso y grandísimo, junto a artistas de un gran valor a quienes respetamos mucho. Fue muy grato estar con una entidad como la filarmónica, con una de las canciones más representativas del festival. El público y las bandas tenemos clara la importancia de este tipo de festivales, sabemos el compromiso que esto implica para continuar y hacer la mejor música por el bien de nuestros oídos.

Cuando comenzaban, en México creíamos que el rock colombiano solo era Aterciopelados o Kraken, pero ustedes rompían con las expectativas con la experimentación de sintetizadores y sonidos electrónicos, ¿En un momento de predilección por las guitarras, por qué deciden apostarle a esa estética?

Elvis: No solo era una época de predilección por las guitarras, sino que Medellín, nuestra ciudad natal, era de rock pesado. Casi todas tocaban metal y había muchas de punk en la periferia de la ciudad. Era un ambiente pesado con el que nosotros no nos identificábamos. Nosotros simplemente queríamos hacer la música que escuchábamos, que era bastante marginal. No era música popular y eso sorprendió al mundo.

Creo que la clave de nuestro éxito radicaba en que nadie esperaba en Medellín una banda haciendo este tipo de música. Precisamente, la queja de muchos es que no hacíamos rock. Obviamente, ahora ese purismo se le está devolviendo y está cobrando factura. La música que hacíamos resonaba con nuestro estilo de vida, no éramos el adolescente de camisa larga y cabello hasta el ombligo, con la guitarra puesta en el pubis usándola como símbolo fálico. Esa no era nuestra línea.

Un dato curioso de la banda es que Juanes fue el guitarrista invitado durante dos años, ¿cómo fue esa experiencia? ¿Aún son amigos?

R: Con Juanes tenemos una amistad de años. En 1990 habíamos grabado nuestro primer álbum, después de eso. Ekhymosis se acercaron a nosotros como amigos, para ver si podían hacer el primer video. Le dimos cabida a que ocurriera y durante ese proceso, entre 1991 y 1993, Juanes giraba con nosotros en diferentes ciudades de Colombia. En ese momento, para un grupo como nosotros era muy difícil viajar con los instrumentos en un avión. Así que la mayoría de los instrumentos iban en bus, y nosotros encima de ellos (ríe). Porque la infraestructura del país era otra. Créeme, encontrar sintetizadores y elementos electrónicos no era fácil.

Con sus riffs, su energía en el escenario y look muy rocanrolero, Juanes rompía con los esquemas. Así que con él tuvimos una amistad muy bonita. Desafortunadamente, ahora que quisimos saludarlo en Rock Al Parque nos salieron 5 guardaespaldas que no nos dejaron entrar a saludarlo. Pero bueno, esos son los gajes del oficio. Y él tiene la culpa de ser tan famoso! (risas).

El 2 de febrero de 1990 murió Carlos Uribe, el baterista de la banda y 20 días después, fue su primer concierto, ¿Cómo se sobrepusieron a esta circunstancia?

E: Su fallecimiento en un accidente automovilístico nos dejó con muchas dudas. Pensábamos si debíamos abandonar el proyecto, o por lo menos cancelar este concierto. Por fortuna, estaba Ricky, quien debutó en ese momento, después de montar el repertorio completo en 20 días. Nosotros elegimos tocar solo temas originales, sin ningún cover, cosa extraña en Medellín en esa época. Así salimos a tocar y el concierto superó nuestras expectativas, tuvo una asistencia muy arriba de lo que esperábamos, marcó el comienzo de nuestra carrera. Medirnos con este reto ha sido fundamental para desarrollar la actitud que hemos tenido durante todos estos años.

¿Sus profesiones como profesor universitario de Diseño Industrial (Elvis) y como psiquiatra (Ricky) han influido en el desarrollo estético de la banda?

R: Elvis con su diseño industrial y su maestría en arquitectura, su capacidad en origamia y en ingeniería electrónica, todo lo ha unificado en Estado Alterados. A mí, la otra profesión que tengo como médico, como psiquiatra, como persona que trabaja en derechos humanos evaluando refugiados, sobrevivientes de tortura y la atención en el campo de las adicciones; todo ello abre una dinámica humana y de conceptualizar el proyecto como un trabajo colectivo, que refleja realidades de nuestro entorno, sumado al concepto de los demás.

Cabe anotar aquí a Natalia Valencia –nuestra tecladista, que tiene como 8 años con nosotros–. Al ser una de las primeras mujeres con un título en composición en Colombia, en música contemporánea, también ha hecho que el nivel de Estados Alterados vaya mucho más allá.

Felipe Carmona, quien es productor y músico, ha aportado muchísimo a ese desarrollo de la banda. Hay una gran diversidad en el grupo, siempre tenemos los pies en la tierra, pero siempre con grandes cohetes que estallan en el cielo (ríe). La experimentación es parte de lo que somos y de nuestra identidad. Por eso insistimos en crear nuestros propios sonidos.

En Lumisphera -nuestro nuevo álbum-, podrás evidenciar lo que menciono.


Comenta con Facebook

¿Te lo perdiste?

Back to Top