Café Tacuba, Mon Laferte y La Santa Cecilia en el Hollywood Bowl

Crónica de una tarde hollywoodesca
Café Tacuba, Mon Laferte y La Santa Cecilia en el Hollywood Bowl
Por: 
Jesús Olvera
Foto: Archivo Oct 02, 2017

El segundo día de actividades en el Hollywood Bowl nos tomó mejor prevenidos y con tiempo suficiente nos fuimos primero por unos tacos y unas chelas a Central Market y después a la vinatería mas cercana al Bowl (que está por la Highland y la Yucca) donde cargamos chelas, hielo y vino (no nos juzguen).

Para los que no sepan, la onda tipo picnic no sólo es permitida, sino que es alentada por parte del Bowl y uno puede llevar comida y bebida (y por bebida queremos decir chelas y vino) sin ningún tipo de problema.

Así que subimos como alpinistas pero valió la pena.

Ya adentro nos cayó la sorpresa de que esta tarde abría Mon Laferte y otra vez maldecíamos nuestra suerte porque la fila estaba considerablemente larga, pero afortunadamente llegamos a nuestros asientos justo antes de que la chilena hiciera vibrar al Bowl con su inconfundible voz.

El repertorio de Mon incluyó mucho de lo que es su nuevo disco y del cual la gente coreó con fuerza “Mi Buen Amor”, “Amarrame” y la muy divertida “No Te Fumes Mi Mariguana”, pero fue sin duda “Tu Falta De Querer” y “Si Tú Me Quisieras” las que hicieron que se desgañitaran galanes y féminas por igual en el Bowl.

Desafortunadamente el Bowl aún no estaba a su capacidad y mucha gente se perdió a Mon, que fue sin duda de lo mejor que nos deparó esa tarde. Ahora nos correspondía a nosotros la labor de decirle a todos los que llegaban que ya se habían perdido a Mon y que había estado bien chingón; a lo que respondían furiosos “¿Y porque chingaos abrió Mon?”, para lo que nunca tuvimos una respuesta apropiada.

Vendría La Santa Cecilia aprovechando su condición de banda de la casa y a tomar ventaja de un Hollywood Bowl lleno para hacer de las suyas en el escenario. Era obvio que traían porra ya que miles de chicas en la audiencia simpatizaban con la idea de una angelina liderando una banda de músicos excelentes en un recinto tan importante.

Sin embargo los mejores momentos de La Santa Cecilia siempre fueron las reversiones de temas ya conocidos y el genial momento en que Cheech Marin subiera al escenario para declamar la parte clásica de la cinta Cheech and Chong’s Next Movie dedicada a los “Mexican Americans”. Fue sin duda lo mejor de su set.

Después vendría Café Tacuba a hacer lo que ellos saben y a ser glorificados por sus fans una vez más en el Bowl que ya habían pisado en otra ocasión (y de paso estrenar el mentado Jei Beibi) pero como no había orquesta sinfónica, ni Dudamel dirigiéndola, nos fuimos alejando antes de que terminaran su set por dos razones muy importantes: una, ya tenemos listos nuestros boletos para cuando se presenten en el Walt Disney Concert Hall (con Dudamel) y dos, todavía podíamos llegar a ver a Monsieur Periné en el Echoplex si encontrábamos un Uber intrépido y hábil que pudiera agilizar su máquina para batallar contra el salvaje tráfico hollywoodense.

Y lo encontramos. Pero esa es otra historia.

Comenta con Facebook

¿Te lo perdiste?

Back to Top