Bryan Ferry at The Hollywood Bowl

Siempre elegante pero con algo de glitter por ahí en el fondo, el inglés dejó dejó mas satisfacción que resentimiento
Bryan Ferry at The Hollywood Bowl
Por: 
Jesus Olvera
Foto: Archivo Sep 12, 2017

Durante sus 45 años de carrera, Bryan Ferry ha editado 23 discos, 15 como solista y 8 con la icónica banda Roxy Music, por lo cual cualquier concierto atendido por fans no casuales del británico, tiende a dejar fuera muchos temas de esta extensa discografía.

Sin embargo el intento se agradece y este intento que realizó Ferry el pasado 26 de este mes en el Hollywood Bowl dejó mas satisfacción que resentimiento.

Desafortunadamente, por conflictos de transbordos en el MTA, no pude llegar a ver a Cecile McLorin Salvant, lo cual fue una verdadera lástima porque –juzgando por los videos de youtube- la chica tiene un voz fenomenal y siempre se hace acompañar de músicos impecables. No quise preguntar mucho acerca de su actuación para no hacer corajes por la tardanza.

La audiencia era en su mayor parte adulta, aunque como siempre en Los Angeles, muchos jóvenes melómanos se hicieron presentes para descubrir o confirmar un gusto musical que quizá es mas herencia que curiosidad.

Había uno que otro que sacó sus trapitos glam para celebrar la primera época de Ferry, cuando el más despampanante y estrafalario no solo era Brian Eno sino toda la banda.

Poco después de las 9 PM apareció en el escenario Thomas Wilkins para presentar a Ferry y tomar la batuta para dirigir a la Orquesta Filarmónica del Hollywood Bowl iniciando con “The Main Thing” tema proveniente de Avalon, que como mencionara Wilkins, cumple 35 años y que fue suficiente para calentar el escenario antes de que continuara con la contundencia de “Slave To Love” (Boys and Girls - 1985), ese tema con el que los adolescentes ochenteros fantaseábamos después de haber visto 9 ½ Weeks y que tatuó para siempre la imagen de Kim Basinger en nuestras memorias. Solo alguien con un repertorio como el de Bryan Ferry puede darse el lujo de quemar este cartuchote al inicio del concierto.

Después vendría “Ladytron” del primer disco de Roxy Music que le recordó a la audiencia que este también era un concierto de rock, seguida por “Out Of The Blue” (Country Life -1974) donde sin duda el violín robó cámara (pero en ambas se dieron vuelo el resto de los músicos de Ferry y la orquesta del Bowl).

Entre las sorpresas de la noche, Ferry presentó “A Simple Twist Of Fate” un cover de Dylan que viene en el disco solista Dylanesque (que cumple ya 10 años) y que fue lo último movidito para después pasar a dos pegaditas lentas con “A Wasteland… Windswept” (que así aparecen en Boys and Girls) en un ritmo mas pausado y que se favoreció de una espesa neblina que flotaba arriba del Bowl, y que con los gigantes reflectores que siempre apuntan hacia el cielo en noche de concierto, creaban una extraña y acogedora fosforescencia.

Esta atmósfera hizo perfecto el ambiente para dos temas del Bête Noire (1987) el que le da nombre al disco y “Zamba” que para mi fue un descubrimiento que no va a salir de mi iPhone en varias semanas. El tono trágico y lento de las canciones de Bête Noire se amplificó maravillosamente con las cuerdas de la sinfónica.

“Stronger Through the Years” (Manifesto -1979) nos sacó un poco de las sombras pero fue “Can’t Let Go” la que sacudió el Bowl y puso a bailar a todos aquellos en los asientos baratos, ya que siempre por alguna razón la gente al frente siempre se hace la cool o no pueden moverse en sus incómodas cajitas. Volvería el glam con “Re-Make/Re-Model”, la única rola en donde toda la banda de Ferry se permitió hacer solos, siempre con energía y con contundencia para después azotarnos en la desolación de “In Every Dream Home a Heartache” que inicia super triste y lenta y termina de lo mas rockera y azotada que se permite Ferry y su banda.

Hay que aclarar que la orquesta echó la hueva durante las dos mencionadas canciones y también en “More Than This” (que se hubiera beneficiado de las cuerdas pero que igual sonó genial) pero se reincorporaron al show durante “Avalon”, ambas del disco homónimo, ambas momentos intensos y memorables de la noche.

“Love Is The Drug” (Siren - 1975) fue otro de los temas que no podían faltar (y que no decepcionó) pero yo les hubiera cambiado a “Virginia Plain” y “Do The Strand” por “Don’t Stop The Dance”, “Kiss And Tell” o “Is Your Love Strong Enough”.

Pero lo que si fue un acierto fue cerrar la noche con “Jealous Guy”, cover de Lennon que desde su salida ha demostrado que es una de esas ocasiones en las que el cover supera a la original, que en el caso de Ferry es casi todo el tiempo.

Es difícil hacer comparaciones, sobre todo después de tanta maldita pérdida que nos tocó vivir el año pasado, pero espero que tengamos Bryan Ferry para rato porque es sin duda un músico como pocos, con una voz aún excelente, una vitalidad impresionante y una influencia tan grande como las de aquellos que nos han abandonado recién. Siempre elegante pero con algo de glitter por ahí en el fondo.


DISCOGRAFÍA ::


Roxy Music

Roxy Music (1972)
For Your Pleasure (1973)
Stranded (1973)
Country Life (1974)
Siren (1975)
Manifesto (1979)
Flesh and Blood (1980)
Avalon (1982)

Solo

These Foolish Things (1973)
Another Time, Another Place (1974)
Let's Stick Together (1976)
In Your Mind (1977)
The Bride Stripped Bare (1978)
Boys and Girls (1985)
Bête Noire (1987)
Taxi (1993)
Mamouna (1994)
As Time Goes By (1999)
Frantic (2002)
Dylanesque (2007)
Olympia (2010)
The Jazz Age (2012)
Avonmore (2014)

Comenta con Facebook

¿Te lo perdiste?

Back to Top