La Tocada Fest regresa para arrasar a Los Angeles!

Autoría

Por: 
La Banda Elástica
Fotos: © Maria Madrigal Ago 07, 2018

La Tocada Fest es ya una institución en el calendario de eventos musicales que tienen que ver con el rock latino, en el sur de California. Cada año, los hermanos Frías (John y Luis) organizadores del festival, se han preocupado por ofrecer un menú que conecte con el amplio público latino que vive en esta parte del mundo, bien-acostumbrado a la infinita oferta cultural, propia de una mega metrópolis.

A través de los años, la diversidad y calibre de artistas que han desfilado por los escenarios de La Tocada Fest ha mostrado altibajos, pero invariablemente, el gran público responde, abarrotando los lugares donde La Tocada se ha llevado a cabo, principalmente, en el área del Condado de Orange.

Para celebrar su quinto aniversario, La Tocada Music Festival regresó a Los Angeles con un atractivo cartel conformado por artistas establecidos y emergentes en la escena alternativa Latinoamericana

Con sede en el Parque Histórico de Los Ángeles -justo al lado de Chinatown-, y con una vista espectacular de downtown L.A., Café Tacvba, Panteón Rococó, Mon Laferte, Jesse & Joy, Molotov, Porter, Little Jesus, Caloncho y Camilo Séptimo deleitaron por varias horas y en dos escenarios, a varios miles de fans, el pasado sábado 4 de agosto.

Además de la música, hubo muestras de arte con artistas locales y una amplia variedad de delicias gastronómicas. Por si fuera poco, los amantes de la lucha libre tuvieron -como cada año-, su dosis de llaves, patadas voladoras y comicidad, cortesía de nuestros gladiadores posmodernos.

Camilo Séptimo inauguró la tarde en la carpa secundaria, que estuvo colmada desde temprano por sus seguidores, quienes además de corear los temas ya clásicos del grupo, cantaron al unísono cada letra. Camilo Séptimo es una banda en ascenso, que vive un éxito considerable gracias a su dance beat tropical, guitarras funky y temas que invitan a confesar la ingravidez de una añoranza. Mini-historias cotidianas que enfatizan el carácter mágico detrás de cada encuentro humano, envueltas en un derroche de rock/pop sideral.

Increíblemente, Molotov inauguró el escenario principal -super temprano-, a eso de las 3 de la tarde, desatando el primer remolino humano masivo -aka slam-, del día. Con más de 20 años de carrera, está claro que lo suyo es escribir temas que narran la parte más oscura de nuestra condición latinoamericana. Con temas contra la censura y las buenas costumbres, la banda conquista cualquier escenario que pisa y desde los primeros acordes se echó a la bolsa a los miles de fans que ya se habían congregado frente al escenario principal.

Después de Jesse y Joy, le siguió el turno a Little Jesus en la carpa emergente. La carrera de estos chavos egresados del Berklee College of Music (en Boston, Massachusetts) va creciendo como la espuma, gracias a su contagioso "tropipop", un ritmo que entreteje el dinamismo del pop/rock con influencias tropicales y beats africanos. Durante La Tocada, la banda mostró una evidente evolución, presentando un sonido más guitarroso, contrapunteado por arreglos en la onda synth pop y una fuerza de voz más oscura, demostrando ampliamente porqué es una de las bandas revelación de los últimos años.

Qué podemos decir de Mon Laferte que no se haya dicho ya? La cosa con Mon es que te engancha sin saber cuando ni cómo, pero no quieres parar. Su voz, sus tatús, su sonrisa, pero sobretodo su presencia, ha refrescado a la escena pop alternativa latinoamericana -que parecía estarse quedando estancada en un túnel sin retorno-. Con canciones que calan hasta la médula, Mon es todo un fenónemo en el mundo físico y en el cibernético por igual.

Al terminar Mon, corrimos a la carpa emergente para esperar lo que para nosotros fue, lo mejor del evento. Porter es una entidad camaleónica e impredecible. Después de que Juan Son regresara a la banda después de 5 años, el cantante desapareció de la faz de la tierra en plena gira. En esas condiciones, la mayoría de las bandas hubieran tirado la toalla. Pero no Porter, quienes reclutaron a su viejo amigo David Velasco, un cantante portentoso que no sólo pudo reinterpretar el material de los primeros dos discos: sino que desde su cosmovisión, impulsó un vuelco creativo hacia las raíces del México profundo. Bajo la inusitada decisión de explorar la historia del mundo prehispánico en sus letras, la banda regresó con Moctezuma, un álbum espectacular, y con ello capturó la atención de los medios y de un público más avezado.

Mientras la mayoría de las bandas mexicanas actuales aspiran a ser el refrito de lo que ocurre en algún país anglosajón, Porter mostró que la identidad es un tema importante. Bajo esa convicción estética y reflexiva, el directo de Porter es hoy uno de los más complejos e impresionantes. Durante La Tocada, la banda se escuchó más plena y madura que nunca, con un show que navega entre temas nuevos y el repertorio que les dio el primer reconocimiento. Metamorfosis pura, Porter, es una banda contemporánea, en toda la extensión del término.

Dentro de la oleada de ska inaugurada por La Maldita Vecindad o Tijuana No! en México, Panteón Rococó forma parte de la segunda generación que supo sintetizar el espíritu de conciencia social y baile de mediados de los 90 y se ha consolidado como uno de las más importantes exponentes del ska en México y en Latinoamérica. Amantes de los ritmos afroantillanos, pero con sabor chilango, Panteón Rococó nunca pierde el ánimo de celebrar, compartir y seguir elevando el sonido sobre el escenario. Temas como "Compañeros musicales", "Vendedora de caricias", "Estrella roja", "Arréglame el alma" y muchos más, hicieron las delicias de sus miles y miles de seguidores durante La Tocada, que bajo el influjo de la vibra panteonera, bailaron, cantaron y practicaron el slam como ritual y tributo, en esta gran fiesta musical.

Oriundo de Obregón, Sonora, pero hijo adoptivo de Guadalajara (MX), Caloncho creció rodeado de música y cuando estudiaba la preparatoria quiso aprender a tocar algún instrumento. Eligió la batería y a Jorge Siddhartha como su maestro. Años después tuvo la idea de hacer un proyecto musical. Para eso, volvió a buscar a su antiguo profesor, quien aceptó guiar y producir su primer LP. Caloncho ya rebasó por mucho a su antiguo maestro con una colección de canciones altamente pegajosas que le han abierto las puertas del éxito, lo han hecho acreedor de una gran cantidad de premios y nominaciones y le han generado un impresionante séquito de fieles seguidores que se desgarran la voz en sus conciertos. Cada año, desde la edición de Fruta en 2013, sigue siendo el mejor año de Caloncho.

Considerada la banda de rock mexicana de mayor reconocimiento y proyección en el mundo, Café Tacvba es una entidad creativa que ha sabido mutar con los tiempos que corren. En su ADN, existe el talento suficiente para tocar una polka o una cumbia, seguida de un bolero, un tema experimental o una pieza electrónica. Con un cancionero lleno de historias, personajes, vivencias, baile, denuncias, viajes y experimentos, sus conciertos son entrañables e ineludibles. Con atuendos de manta, huaraches, instrumentos acústicos y un secuenciador, resulta irónico que una de las bandas más preocupadas por el mestizaje y la revalorización de géneros como el bolero o el son dentro de un discurso musical contemporáneo, surgiera no en el seno de una colonia popular, sino en la periferia wanna be gringo de Ciudad Satélite.

Con arrojo y autenticidad, el carisma de Rubén Albarrán y su voz sin igual, se convirtió en baluarte de una banda muchas veces comparada con The Beatles, que en su segundo disco, titulado Re, lograron un álbum de su tiempo, un equivalente al paradigmático White Album. No importa cuantas veces los veas sobre un escenario, los Cafeta siguen kicking ass, con su también infinita capacidad para romper con las expectativas de cualquier público.

La Tocada se suma a la creciente lista de eventos musicales masivos, que se realizan en Los Angeles, diseñados a conquistar al importante público alter-latino. La edición 2018 de este festival, dejó en claro que es posible reunir a varias generaciones de amantes de la música, de allá y de acá, inmigrantes y nativos por igual, en un mismo espacio, con un mismo espíritu, con una misma intención: La armonía y la hermandad a través del poder curativo de la música.


Comenta con Facebook

¿Te lo perdiste?

Back to Top