Enrique Bunbury: El libro de las Mutaciones, en L.A.

Autoría

Por: 
La Banda Elástica
Fotos: María Madrigal Mayo 19, 2016

¿Qué ocurre cuando dos leyendas del rock iberoamericano se reúnen a conversar sobre aquello que más les apasiona? La formalidad desaparece y la entrevista se vuelve un puente de otra dimensión.

Amigos desde hace años, Sergio Arau (ex-Botellita de Jerez) y Enrique Bunbury son vecinos en L.A. y ambos comparten un espíritu punk frente a la música.

Los juntamos para hablar sobre el MTV Unplugged. El Libro De Las Mutaciones, el trabajo más reciente del artista español, pero su genio los llevó a temas de toda índole y a profundizar largo y tendido sobre los métodos de composición y el carácter contestatario, crítico y rebelde que tanto ha perdido el rock en los últimos años.

Disfruta esta fascinante conversación entre dos personajes que han configurado el legado del rock latino para varias generaciones.


Sergio Arau: Tienes una alguna forma de componer?  Por ejemplo, en canciones como “200 huesos y un collar de calaveras”, cuando te salen, has encontrado alguna constante, o es al azar?

Bunbury: No, no, constante no! De hecho yo siempre he pensado que es bueno cambiar de método. Y salirte de tu zona de confort, de como compones normalmente. Creo que esto te lo comenté alguna vez. Una de las cosas que he estado haciendo últimamente, es afinarme las cuatro ó cinco guitarras que tengo -más o menos-, en casa para tocar. Cada una con afinación diferente, de tal forma que cuando cogía una guitarra, prácticamente no sabía ni cómo estaba afinada. Y con esa afinación era como re-aprender a tocar un instrumento. No sabes los acordes!

Entonces lo que te sale, no puedes luego recordar, “Ah! este es un LA menor.” No sabes ni lo que has puesto. Y así, de repente, con la guitarra te van surgiendo cosas. Vas a lugares donde no hubieras ido de otra manera. Te pongo ese ejemplo. Pero a lo largo de mi vida he hecho muchas cosas. Ejercicios a partir de ritmos. O a partir de las letras...

En un disco como El Viaje a Ninguna Parte, lo primero que hice fue escribir todas las letras. Y escribí muchísimo! Y luego me impuse normas...Como por ejemplo: Lo que has escrito, lo tienes que cantar en el orden que lo has escrito, desde el principio hasta el final. Entonces cuando cambias al estribillo, cantas lo que corresponde en el estribillo, pero no es una cosa que se ha repetido. No es la misma frase de antes. El estribillo que se repite una y otra vez. Entonces bueno... llegas a conclusiones interesantes y diferentes.

En Radical Sonora hice los ritmos primero. A partir de encontrar un ritmo, un loop de batería que me emocionara... y de ahí construir una canción. Creo que así consigues que las canciones sean. Hay gente que es más dotada musicalmente, coge el piano y... tocan 100,000 acordes!


“Yo pertenezco a esa generación que consideran que el rock, filosóficamente, te permite hacer muchas cosas. Y que tiene que ser contestatario! Y que tiene que enfrentarse a lo establecido! Y que tiene que romper tabúes! Y que los límites los estableces tú!...”

Enrique Bunbury


Sergio: Ni piano necesitan, nomás se lo imaginan y ya! (risas)

Bunbury: Tocan cien mil acordes! Y están muy preparados académicamente. Y yo no... Yo nací un poco con la cosa del punk. En la que nos decían: “Cualquiera puede subirse a un escenario y tocar, no?” Esa es la grandeza del punk! Entonces yo hice caso y dije “pues yo puedo!” Y lo hice, me subí a un escenario. Pero no sabía tocar! No soy un músico académico, soy un músico intuitivo.

Sergio: Sí, sí...

Bunbury: Y pienso que detrás de este acorde, éste queda muy bien. Pero no sé música...

Sergio: Sí, lo entiendo y lo conozco perfecto. Volviendo al rock, siento que cuando te ponen limitaciones, como en el caso del Unplugged; que ya se volvió una convención y de pronto se está rompiendo, siento que eso es una actitud bastante rockera… O rebelde, por lo menos. Y en general el rock y la rebeldía son sinónimos…

Bunbury: Filosóficamente, siempre hemos considerado que el rock tiene que ser libertad, que el rock tiene que romper tabúes, qué el rock tiene que enfrentarse hacia lo establecido. Todo eso es de lo que estamos hablando, ¿no? Y sin embargo, todavía en muchos discursos “rockeros” nos encontramos con filosofías muy conservadoras.

Sergio: Muy conservadoras y convencionales...

Bunbury: Claro! Yo creo que fue a Fito Páez a quién le escuché decir alguna vez, que “si el rock no es libertad, yo no soy rockero!...” A mí me parece importante una frase como esa.  Me parece que yo pertenezco a esa generación que consideran que el rock, filosóficamente, te permite hacer muchas cosas. Y que tiene que ser contestatario! Y que tiene que enfrentarse a lo establecido! Y que tiene que romper tabúes! Y que los límites los estableces tú!


VIDEO: Sergio Arau pregunta a Bunbury: ¿Cómo le haces para componer canciones? ¿Tienes un método? Escucha lo que Bunbury le respondió...



Comenta con Facebook

¿Te lo perdiste?

Back to Top