#EnelGreenRoom con Los Cafres

Autoría

Por: 
Rocío Santos
Fotos: Jean Marc Lavoie Jul 05, 2018

Vivir un recital de Los Cafres en Estados Unidos permite valorar su vigencia en la música alternativa contemporánea de Latinoamérica. Actualmente, la banda goza de mayor exposición con audiencias multiculturales ávidas de estas músicas, como el reggae en español, un género que se mantiene fuerte en el gusto de los jóvenes Latinos; algunos los siguen desde siempre y otros los descubren en festivales de música, playlists en plataformas digitales, medios especializados o social media.

Este verano Los Cafres hacen un recorrido por distintas ciudades del país como parte del Sigo Caminando Tour 2018—una continuación a la difusión de su último álbum “Alas Canciones” editado bajo el sello Pop Art en el 2016.


FLASHBACK


Es un miércoles por la noche en la última semana de junio, y el fervor del verano en Chicago enciende aún más la llama de cada fanático que llega a ver a Los Cafres en el icónico House of Blues (HOB). Es la segunda vez que la banda visita esta urbe del Medio Oeste de Estados Unidos para ofrecer un encuentro más íntimo, tal como lo harán próximamente en otras ciudades de la Costa Oeste.

La multitud que llega a este ritual es notablemente Latina y se percibe una gran comunión. Hay un cálido recibimiento cuando entran estos titanes que cumplen treinta años desde su fundación en 1987 en Buenos Aires, Argentina. Como en todo recital de Los Cafres, se celebran algunos hits de su amplio catálogo y también canciones nuevas— un setlist que se irá alternando en cada concierto.

No faltarán los momentos cumbre y uno en particular con un coro que esta noche retumba al unísono: “si el amor se cae, todo alrededor se cae”, arde una ebullición de sentimientos con este himno palpitante “Si el amor se cae”—uno de los temas más memorables del cancionero de reggae en español.

Fue en el 2004 cuando Los Cafres esparcieron esa bomba de amor compuesta por el tecladista Claudio Illobreque y editada en el álbum ¿Quién da más?, y que los llevó a la popularidad de la música en Argentina y otros países de Latinoamérica. Los ocho músicos que forman parte de esta gira desbordan pasión al ejecutar su instrumento, y se hacen dueños de un escenario que vibra sin pudor.

La personalidad mágica de Guille Bonetto es innegable, un frontman que mueve cada rincón del HOB con su fluidez vocal y sus movimientos contagiosos que exaltan a los fans ante sus cánticos. Escuchar a Los Cafres en vivo se vuelve un acto purificador mientras ahondamos en una propia introspección. Porque... ¿qué es el reggae sin la exploración de temas que nos conectan con el espíritu?

Los Cafres hablan de la conexión con el interior, la armonía, la sanación, el perdón y muchas facetas del ser humano, así como de la conciencia social. Sí, “el reggae es belleza!”. Llega el momento menos deseable. Terminó el concierto. Ha sido una total explosión de buena energía.


LA SALA VERDE


En el green room del House of Blues, ya se escucha la algarabía, los integrantes descansan, comen bocados, se hidratan, bromean y esperan tranquilamente la salida a su próximo destino. Tras muchas idas y venidas en este mundo de la música, Los Cafres festejan el regocijo de finalizar exitosamente su primer concierto fuera de casa.

En el recorder, se registra primero la voz del bajista Gonzalo Albornoz, quien tiene un semblante de satisfacción y cansancio. Comparte algunas observaciones de este público: “Hay toda una nueva subcultura de Latinos de primera y segunda generación que están afincados acá, forman parte de la sociedad y están enriqueciendo la cultura de Estados Unidos. [Ellos] están importando la cultura de sus países, de sus regiones”.

Poco después, Guille hace un paralelo de este concierto con shows que tienen en la Trastienda de Buenos Aires y que se asemejan al resto de los países de Latinoamérica: “Como hace muchos años dijo Claudio, ‘Latinoamérica para nosotros es un gran patio trasero, es siempre nuestro barrio’. Es como estar en el interior de Argentina. Tuvimos siempre esa suerte. Y aquí en Estados Unidos parece replicarse lo mismo”.

Como otras bandas destacables del género, Los Cafres han logrado llegar a nuevos escenarios fuera de Sudamérica para transmitir la cultura del reggae a otras generaciones. Bandas vienen, bandas van, se dan réplicas, se copian estilos.

¿Cómo se mantienen auténticos y atemporales Los Cafres? Entre risas, Guille afirma con mucha gracia por qué continúan activos: “Somos unos viejos ridículos muy divertidos. Somos tan inmaduros que podemos adaptarnos a cualquier cosa [...]. Siempre estamos buscando. No es buscar de buscar, sino de disfrutar, y arriesgarnos a cosas nuevas porque está en nuestra naturaleza aunque nos salga mal. Lo hacemos y vamos probando. Nos gusta incursionar en cosas nuevas todo el tiempo. Es muy importante en los ensayos la hora, media hora, quince minutos de zapada, la jammin’, eso nos resetea. Y cada uno sale con algo. Hay una conexión entre varios y  eso genera algo nuevo en Los Cafres. Entonces el sonido que tienen Los Cafres es natural”.

Es hora de irse, bajamos las escaleras que los lleva hacia la van que los transportará de vuelta a su hotel. Guille y Claudio son los últimos en bajar, conviven brevemente con los empleados que los felicitan al pasar,  y echan un vistazo a los murales coloridos que rodean estos pasillos del laberinto en la parte trasera del recinto.

Claudio concluye: “fue súper importante esta noche”. Guille se despide y agradece la charla mientras cruza un detector de metal en la salida para entrar a su transporte. Y tan tan, se van.

Es admirable el respeto que Los Cafres tienen por este oficio, y que Guille resume jovialmente: “Descubrimos que esa inmadurez, y ese caos, y esos defectos que tenemos, también nos ayudan a surfear esta vida de vivir de la música, que es muy raro. No es muy sencillo porque tenemos responsabilidades. Tenemos horarios, tenemos ausencias. No podemos decir que ‘no’ nunca. Te sientes mal, te sientes bien, como te sientas tienes que actuar. Es sí o no. Como muchas opciones en la vida: es binario. Estás arriba o no estás arriba. Estás listo a arriesgarte a cosas nuevas o no. Siempre es eso. Si no, llegó mi momento de no hacerlo más y quedarme en casa”.

Y en días donde la violencia es más presente en todos los sentidos, se agradece una transmisión de armonía con Los Cafres porque como bien resalta la canción, “La Receta”, del álbum esencial, Instinto, editado en 1995:

“Hay mucha tristeza que duele,
mucha ignorancia en altos niveles,
millones de soledades que se juntan,
miradas que no descansan y que apuntan,
una dosis de armonía aleja tu mente de la mentira (...)”.

FIN


Sigue el tour de Los Cafres:

Los Cafres US Tour 2018


Comenta con Facebook

¿Te lo perdiste?

Back to Top
#EnelGreenRoom con Los Cafres | La Banda Elastica

Error

El sitio web encontró un error inesperado. Vuelva a intentarlo más tarde.