< / < >

#ENTREVISTA San Cha habla sobre "La luz de la esperanza".

La cantante estrena su segundo álbum de estudio, una telenovela hecha canción.
Por: 
Vicente Jáuregui @vicentjaregui
Foto: Cortesía del Artista Oct 25, 2019

En febrero de este año, San Cha presentó Luz de la Esperanza en Vibiana, una catedral del siglo XIX ubicada en el centro de Los Angeles. Elegida como el acto inagural del Red Bull Music Academy, el show de la cantante y compositora originaria de Jalisco, dejó una gran impresión en la audiencia.

Visceral, dramático y explosivo, su performance atravesó por temas rancheros, cumbias y boleros, géneros mexicanos que fueron resignificados con arreglos musicales contemporáneos por sus músicos.

En los meses posteriores, San Cha se dedicó a producir y coordinar las sesiones de grabación de Luz de la Esperanza. Inspirada en las telenovelas mexicanas, la narrativa del disco gira en torno a Dolores, una mujer bella, sencilla y humilde que se casa con Salvador, un joven rico de alto nivel social. Cuando obtiene lo que siempre quiso, la insatisfacción surge y da un giro oscuro a la historia.

Lleno de claroscuros, Luz de la Esperanza se estrenó este 25 de ocubre en todas las plataformas digitales. Con un toque operístico, paisajes de art rock, atmósferas sofisticadas y arreglos corales de ensueño, se trata de una obra redonda para escuchar de principio a fin.

Emocionada por el lanzamiento de este material, San Cha compartió sus impresiones sobre este, su segundo álbum de estudio. Acá lo que comentó para La Banda Elástica.


La última vez que hablamos fue después de tu presentación en Red Bull, qué ha pasado desde entonces?

Después de eso grabé el disco. La gente de Red Bull nos dieron tres días de estudio, en los que terminamos nueve de las canciones. Les pedí más días y en mayo fuimos a terminar el disco. En agosto hicimos la telenovela de nuevo, pero en otro formato. Ya no era la producción de Red Bull en una iglesia, así que elegimos otro enfoque. Además, he estado tomando fotos para el álbum, haciendo el mixing and mastering. También, hice unas fotos y video para una compañía grande. Así tuve el dinero para financiar el álbum.

Entonces es un trabajo totalmente independiente.

Sí, gracias a la presentación de Red Bull, me contrataron para esta campaña. De ahí me pagaron y pude solventar los gastos. Nunca había tenido los recursos para hacer un disco. Tampoco había estado en un estudio bonito, con micrófonos buenos, un ingeniero. Estoy muy ansiosa por sacar el disco, le puse mucho trabajo. Yo hice las partituras para los músicos, les pagué, organicé la logística para que todos estuvieran disponibles. Invité algunos músicos en Nueva York, les pagué sus vuelos para que vinieran a grabar. Fue toda una producción.

“La luz de la esperanza” es un álbum lleno de arreglos y detalles, cómo fue el proceso?

Yo escribí las canciones y definí lo que tocarían los músicos. Les cantaba las partes y luego, por ejemplo, le decía al guitarrista: “mete un arregló aquí, después de esta línea”. Les daba dirección, “ésta [canción] será disco, ésta un bolero, o una ranchera”. Todo esto fue durante los ensayos previos al show de Red Bull. Ensayamos durante un mes. Eran sesiones largas de cuatro o cinco horas.

Se percibe una gran atención a los detalles. El disco tiene momentos instrumentales épicos, texturas muy interesantes, sonoridades de noise…

Sí, el guitarrista se llama Jon Almaraz, antes  tocábamos juntos en una banda, aquí en LA. Ahora tiene un proyecto de noise, donde hace que la guitarra suene como pájaro. Es buenísimo con los sonidos, ahora está trabajando en una space opera con otra persona. Él es el psycholdelic-spaceman, es el extraterrestre de la banda (ríe).

El disco está basado en el formato de novela mexicana, cuáles son tus novelas favoritas?

Hasta la fecha, la gente aquí todavía está enganchada con Lazos de amor, la de 3 luceros (ríe). De niña veía esa novela y era muy fuerte (ríe), recuerdo que me afectó mucho esa novela. Otra fue Soñadora. Tenía que ver con el cave scene, pero yo no sabía nada de eso. Ahora todos nos acordamos y nos da risa hablar de las tachas (ríe). Todas las de Thalía son bien famosas.

Por ahí supe que Gloria Trevi es de tus principales influencias, además de ella, ¿quiénes son tus héroes musicales?

Amalia Mendoza, Lola Beltrán, porque son bien dramáticas. También Janis Joplin me cambió bastante, Billie Holiday. Las comencé a escuchar al mismo tiempo y me influenciaron bastante. También algunos amigos, como Tyler Holmes, con el teníamos una banda de punk, era todo muy libre, cantábamos en formas nuevas para nosotros.

Ahora que lo mencionas, en el disco no hay elementos punks en cuanto a la música, pero sí en la actitud con que está interpretado. Sobre todo lo noté en el show de Red Bull.

Cuando hice el show de Red Bull, recordaba mis años de performer en San Francisco. Me recordó cuando vivía allá y tocaba en clubs medio punks, en la escena drag. En la presentación de Red Bull me sentía una drag queen, recordaba esa energía punk de antes. Me sentía una diabla, you know? como que me había poseído el demonio. En el disco quería hacer algo más operístico, no quería dañar tanto mi voz. Ya fueron muchos años de gritar y ser borracha (risas).

Y se nota, alcanzas notas muy altas. Tu voz suena altamente educada, ¿estudiaste música, cómo te preparaste para grabar el disco?

Después de high school, fui a la escuela de música y estudié teoría, solfeo, contrapunto, tomé lecciones de voz. Fue la primera vez que alguien me dijo que estaba cantando mal (ríe). Me decían que podía hacerlo mejor. En ese tiempo sentí que me estaban tratando de cambiar. Pero seguí las clases durante un año. Después me salí. Entré a una banda de alternative rock con mi novio, comencé a escribir canciones enteras. No quería usar lo que me enseñaron en las clases de la escuela hasta que quise cantar rancheras. Percibía una similitud entre la ópera y la ranchera. Comencé a recordar lo aprendido. Cuando escribí el disco anterior, retomé mis clases de contrapunto para hacer armonías y todo eso. Antes del Red Bull dejé de tomar. Noté que al cantar me cansaba muy rápido. Comencé a tomar lecciones de canto con una cantante de ópera. Eso me inspiró mucho para terminar el disco.

Aunque los personajes del disco son imaginarios y pertenecen a la ficción, ¿qué tanto hay de tí en ellos? Así eres de apasionada para amar?

Sí (ríe). Yo siempre sacó la astrología: soy escorpión y venus. En realidad soy libra.

¿Buscas a tu pareja dependiendo el signo?

Mi pareja es sagitario. Ella es bien libre. Yo soy de “te quiero aquí, hasta el fin del mundo y a nadie más” (risas). Amo intensamente.

¿Qué planes hay para el futuro ahora que ya sale el disco?

El 5 de noviembre es el album release. Antes del show estará Yanga, una de mis bandas favoritas de LA. También estará el DJ Sizzle, que hace unas fiestas buenísimas de cumbiatón. Va a cantar conmigo una music manager, que canta increíble, se llama Doris. Su compañía se llama Mija Management, tienen a Cuco, La Doña. Ella cantará unos boleros con nosotras. El año que viene estaré en SWXW, estoy planeando todo. También quiero hacer hacer película de mi telenovela. Estoy hablando con una directora. Espero que el año que viene se logre.

Comenta con Facebook

¿Te lo perdiste?

Back to Top