< / < >

Interpol presenta: Interpol

“Sólo escucho hip-hop. De grande quiero ser como Prince"...

“La prensa siempre dice muchas pendejadas”, dice Paul Banks, cantante del grupo, en un español con acento mexicano...

Interpol presentan estos días por todo el mundo, su cuarto disco, que lanzaron el pasado mes de septiembre y que lleva por título, precisamente, Interpol.

Paul Banks, cantante del grupo y poseedor de la voz grave que se ha convertido en una de las señas de identidad del grupo, ha tenido que dar muchas explicaciones por la marcha del bajista Carlos Dengler, una de las piezas claves de este cuadrado musical que completan Sam Fogarino y Daniel Kessler.

"No hubo pelea alguna. La grabación fue muy suave, a lo largo de ocho meses y, después de grabar el disco, Carlos tuvo que reconocerse a sí mismo que nunca quiso ir de gira dos años ni hacer presentaciones de prensa, y que era algo que no quería seguir haciendo con su vida", explica Banks.

Así que sin Dengler, el grupo neoyorquino ha reclutado a David Pajo (miembro de Slint, Tortoise y "una máquina", según Banks) como bajista y a Brendan Curtis -The Secret Machines- ( como teclista para seguir adelante con este proyecto al que se ha comparado reiteradamente con Joy Division y la hornada de grupos oscuros de post-punk.

Con la nueva formación, Interpol presenta ahora un disco que, "partiendo de lo clásico-moderno, hemos querido 'jalarlo' hacia atrás, hacia el rock, llevándolo hacia un lugar más convencional, como si por momentos fuese música clásica".

Banks habla en español con acento mexicano, fruto de varias estancias en el país americano y también en España. "Pasé en Madrid de los 11 a los 16. Fue donde empecé a salir, a beber, el calimocho... esas cosas. Todavía conservo aquí muchos amigos".

El cantante afirma que "es fácil que el sonido de Interpol se convierta en algo demasiado complicado" y recuerda que, cuando sus compañeros le presentaron las canciones de este nuevo álbum, pensó que "eran muy elegantes y sofisticadas", y que se esforzó por "hacerlas más accesibles".

Por eso lo del título homónimo del álbum. "Cuando rebajábamos en las canciones, había algo en ellas que nos indicaba que no había más que decir, mientras que en anteriores ocasiones los títulos de los álbumes contribuían algo a la interpretación por parte del público".

 

Por otro lado, la interpretación con la que nunca se han sentido de acuerdo ha sido la de los medios de comunicación, sobre todo en la referencia continua a la Joy Division. "Por parte de la mayoría de la prensa, siempre hubo muchas 'pendejadas' y comentarios ridículos que me molestaron mucho. Estoy harto de las comparaciones simples y siempre lo he sentido como una falta de respeto. Mi fantasía es que en 10 años esas personas que escribieron eso lo vuelvan a leer y se digan que han sido unos idiotas, pues el grupo era mucho más original que eso. Pero soy ya un tipo cínico y desengañado, y no leo nada”.

Eso sí, reconoce que hay algo muy sentimental en el sonido de Interpol. "Cuando Daniel escribe con la guitarra es como si llorase; hay mucha melancolía. Todos respondemos a eso volcando una emoción que queremos comunicar".

Por eso soprende cuando enumera lo que está escuchando, que es casi todo hip hop ("Mos Def con Talib Kweli, Kool Keith, R. Kelly, Wu Tang Clan, el último disco de Clipse...") y cuando afirma, tajante: "De mayor quiero ser como Prince".

Interpol | Barricade (2o. vídeo del nuevo disco, Interpol).

Sitio Oficial | Interpol

Comenta con Facebook

¿Te lo perdiste?

Back to Top