Ibiza Pareo

Dark tropical desde Argentina
Por: 
Vicente Jáuregui @VicentJauregui
Foto: Archivo del artista. Jun 13, 2016

Formado en  2014 por Ani Castoldi y Marina La Grasta, Ibiza Pareo es un dúo bonaerense que equilibra elementos de música tropical con sonoridades y ambientes oscuros. Como el soundtrack de una noche film noir que invita a bailar a solas, su álbum debut homónimo cuenta con 10 canciones de pop electrónico que igual funcionan en la playa, la carretera, el desierto o para encender una pista de baile hasta altas horas de la madrugada.

En estos dos años de vida, sus beats poderosos y la cualidad hipnótica de sus melodías ya las han llevado a telonear para actos como Lauryn Hill, Natalia Lafourcade, Miranda!, Javiera Mena y Matias Aguayo, además de participar en festivales como Mar del Pop, Sónar Buenos Aires, Fashion Meets Rock, Movistar Free Music y la Feria Pulsar de Chile.

Este verano, Ibiza Pareo se presentará en el Festival Ruido Fest 2016 como parte de su gira por Estados Unidos y México, algo que detona los reflectores al máximo, luego de su nominación a los Premios Gardel 2016 como Mejor Álbum y Nuevo Artista Pop.

Ani Castoldi y Marina La Grasta, conversaron con nosotros desde su estudio-hogar en Buenos Aires, Argentina. Acá lo que comentaron para La Banda Elástica.


“Árido Espejismo” fue el primer sencillo de la banda, un sonido oscuro, minimalista y misterioso, ¿cómo surge la idea de combinar esa guitarra dark con un interludio andino?

AC: Llegamos a esa dualidad entre lo oscuro y lo tropical sin quererlo.

MG: “Árido espejismo” es el primer tema que escribimos cuando finalizamos un proyecto anterior que se llamaba YiLet. Comenzamos a improvisar entre batería, teclado y guitarra cuando surgió la idea. Después Ani escribió la letra. Salió todo muy fácil (tararea los acordes del tema). Es un tema bastante nostálgico.

AC: No es un tema tan bailable como los otros del disco. Es más oscuro, sobre todo por esas guitarras que mencionas. Cuando nos dieron la planilla donde registramos los temas, todos decían “pop”, menos ese que decía “rock” (risas). Les pareció muy oscuro para considerarlo pop. Tiene un estribillo son letra (tararea el coro), con unas flautas del norte de Argentina de fondo.

MG: Sin duda es la canción más triste del disco, es nostálgica y de repente tiene cierta parte alegre. Ahora vivimos juntas, tenemos un estudio y existe la posibilidad de estar jugando todos los días con la música y así surgió la idea.

Llama la atención que ustedes empatan elementos de todo tipo, arreglos para la pista de baile, percusiones, ritmos vinculados a playas, beats poderosos, bases étnicas, con letras de narcóticas.

AC: Nosotros simplemente hacemos y lo que nos gusta se queda, pero ni nos lo cuestionamos. En el momento lo dejamos, ya después lo escuchamos y decimos “pero cómo se nos ocurrió este quilombo!” (risas).

MG: Sin quererlo... ese es el concepto de nuestra música. Veníamos haciendo otros géneros musicales, con estilos muy marcados. En Ibiza fue soltarnos por completo, sin ponernos ninguna traba. Sin pensar en que se pareciera a algo o tuviera que sonar a cierto tipo de música. Lo que sale, si es lindo es bienvenido. Estamos haciendo nuevas canciones ahora y son todas muy diversas. En el disco que tenemos hay de todo, cosas bien arriba, otras no tanto, son muchos estados de ánimo.

Su álbum debut homónimo, de diez canciones, fue editado en septiembre por Geiser Discos (2015) y producido junto a Ismael Pinkler.

AC: Para empezar, Ismael es de nuestros mejores amigos. Él y su novia Carolina son DJ’s, se presentan como Carisma, van bastante seguido a México. Ya habíamos trabajado con él en las mezclas con YiLet. Cuando lo buscamos de nuevo, ya teníamos los temas escritos y él nos aportó mucho en la mezcla. Nos propuso hacer una mezcla con mucho efecto, no fue sólo un trabajo correctivo, sino potenciar lo que teníamos. Nosotros teníamos efectos sencillos y él llegó a crecerlos, le dio un sentido más espacial.

MG: Ismael nos reinterpretó, los temas ya estaban pero con él llegamos a algo más lindo. Le puso efectos muy lindos a la voz, a las baterías les añadió reverbs que le dieron otro sentido. Le dio muchos planos sonoros que no existían.

AC: Se lo dimos en 2D y lo regresó en 3D. También fue mucho compartir la amistad, nos pusimos a escuchar mucha música, entiende muy bien a dónde queríamos ir. Fue un entendimiento muy amplio y natural. Ahora los nuevos temas también los estamos trabajando con él.

Cuando salen de gira, ¿qué discos forman parte del roadtrip?

AC: Es un punto clave porque nos encanta escuchar música en la carretera. Es todo un tema. Para mí no puede faltar un momento rockero con The Doors. Luego viene el momento minimalista, con música tipo Rebolledo.

MG: ABBA escuchamos bastante, proyectos de bandas nuevas como Javiera Mena, Joyaz que es una banda de acá. También ponemos jazz, cosas de Miles Davis, Sade, compilados de música house.

AC: Nos encanta grabar compilados para salir de gira, 4 o 5 CDs con temas desde muy tranquilos hasta cosas bien prendidas. Yo voy de DJ porque Mariana es la que maneja.

Me llaman la atención esas líneas de bajo súper groovies, ¿quién las toca en el estudio?

MG: El bajo regularmente lo toco yo, pero Ani también compone ideas en el teclado.

AC: Ella es más musical, si están tocados en el bajo fueron de ella, si son sintetizados son míos. A veces yo no puedo tocar una idea que tengo pero se la canto y ella saca las notas en el bajo, lo traduce.

MG: El proyecto es 50/50, yo soy la parte melódica y Ani la rítmica, pero ambas nos metemos en cada rubro (risas).

¿Qué les interesa decir a nivel lírico?

AC: Es bastante libre, a mí me gusta improvisar sobre una melodía, con lo que me produce en el momento. Marina es más de trabajarla.

MG: Yo siempre hice más canciones de amor y desamor. Últimamente hablo más del universo, de la vida, del respeto a la vida a nivel general, por un mundo mejor.

AC: Hay otras, como “Discoteca” que son muy sencillas, sólo de ir a bailar... pero en nuestra vida el baile ocupa un lugar muy importante. Para mí es una experiencia nueva, de escuchar música nueva que te afecta de cierta manera, aprender algo nuevo con tus amigos, relajar el cuerpo, te pasan tantas cosas que merece una letra. Para otra gente puede ser solo ir a un boliche a brincar.

MG: Ahora nos importa mucho la proyección, hacemos temas nuevos y pensamos en cómo sería tocarlos en vivo. Estamos tocando mucho y traemos ese flujo.

¿Qué tanto cambia el sonido del disco en directo? En vivo se remiten mucho a las secuencias.

MG: En vivo usamos un octapad, un sinte, una guitarra y las dos voces. No es tan distinto que el estudio.

AC: Cuando hicimos el disco no sabíamos cómo tocarlo en vivo, hasta que se presentó el momento de salir, vimos cómo lo diagramaríamos. Tomas decisiones importantes porque si quieres hacer más shows, entonces disparas ciertas cosas en la pista, o disparas menos pero estás muy atento a lo que pasa.

MG: Conseguimos un sampler para poder disparar las pistas, ya sea del bajo, el bombo u otros elementos. Pero intentamos tocar lo más que podamos en vivo, sino nos aburrimos (risas). Si nos ves en vivo, nos verás muy concentradas, lo más importante es la música para nosotros. Si bien hay cosas grabadas, muchas las tocamos.

Si pudieran escribir el soundtrack de una película, ¿cuál eligirían?

AC: Algo en la onda Flashdance, Dirty Dancing, esas son buenas para reinterpretarse. Tienen salsa, funk...

MG: Algo más de trance, como Apocalypse Now. Algo de naturaleza con ritmos latinos podría ser. Es lo contrario de cuando hacemos un video clip, porque acá adecuamos la imagen a la música ya hecha y el cine es al revés.

¿Qué sorpresas habrá en el Ruido Fest, estrenarán alguno de los nuevos temas?

MG: Uno llevamos seguro, todavía no los estrenamos y estamos en el proceso.

¿Ya se han presentado en EU? ¿Qué expectativas tienen?

AC: Es nuestra primera vez! Ruido Fest es algo loquísimo porque junta muchísimas bandas latinas grandes. Acá en Argentina nunca pasa eso, siempre traen bandas de fuera. Entonces, ir a Chicago y que la cabeza del festival sean Los Fabulosos Cadillacs es algo rarísimo. Estamos re-emocionadas, hemos tocado en varios festivales, pero ninguno tan grande como el Ruido Fest, es encontrarte con toda una nueva generación.

MG: Cuando recibimos la noticia no lo podíamos creer! Aparte, es llevar nuestra música a otro país de manera directa, más allá del internet y de las redes.

¿Qué bandas del cartel les latería ver?

AC: A pesar de que soy de Argentina, nunca ví a los Fabulosos Cadillacs por ejemplo, Aterciopelados me gustaría, Helado Negro que tiene un show buenísimo.

MG: De México hay una que se llama Honk Kong Blood Opera dicen que la rompe total! Pero queremos ver todo, no las conocemos pero en vivo siempre hay bandas que sorprenden.

Comenta con Facebook

¿Te lo perdiste?

Back to Top