< / < >

Fito Páez, "Es momento de hablar de inteligencia: Hoy, no se puede estar en el mundo sin ser feminista" #ENTREVISTA

Platicamos con el astro argentino a propósito de su próxima presentación en el Dolby Theater de L.A.
Por: 
Vicente Jáuregui @vicentjaregui
Foto: Cortesía del artista Oct 21, 2019

Para Fito Páez, la divina trinidad del rock argentino está configurada por Litto Nebbia, Charly García y Luis Alberto Spinetta. Desde una perspectiva contemporánea, esa camada resulta incompleta sin incluirlo a él, junto con otros próceres como Andrés CalamaroGustavo Cerati. Con 40 años de carrera, 22 álbumes de estudio, giras por todo el continente Americano, cuatro películas y tres libros publicados, el cantante, compositor, músico y director argentino ha dedicado su vida a encumbrar la experiencia estética. Conversador apasionado, un fulgor acentúa sus opiniones.

Después de editar La Ciudad Liberada en 2017, Fito se embarcó en una gira que lo llevó hasta el Carnegie Hall, la legendaria sala de conciertos neoyorquina donde se presentó con una orquesta conformada por 21 músicos. Después de preparar esa atípica escala del tour, se encerró a grabar un nuevo álbum de estudio del que acá reveló detalles exclusivos para La Banda Elástica.

En medio de la vorágine, la gira continúa y el próximo 8 de noviembre se presentará en el Dolby Theater de Los Angeles, donde llegará con full band para presentar sus clásicos inmortales y algunos temas de su último disco de estudio, un álbum que recupera el espíritu confrontativo que tanto hace falta hoy en la escena del rock latinoamericano.

Elocuente, sensible y espontáneo, este es Fito Páez, en versión technicolor.


La última vez que charlamos fue hace un año, cuando preparabas tu presentación en el Carnegie Hall en NY. ¿Qué impresiones te quedaron de esa tremenda experiencia?

Fue muy hermoso. Se trató de algo único y extraordinario. Igual, todos los conciertos tienen algo de eso, pero el Carnegie es una sala emblemática del mundo. Resulta inevitable que haya sido muy especial.

Todos disfrutamos mucho, los músicos la pasaron increíble. El público participó de una manera tremenda, algo inédito para el Carnegie Hall, la gente del teatro no lo podía creer. Supongo que algo parecido ocurrirá, en otro formato en el Dolby en noviembre, ya que iremos con banda eléctrica, que es nuestra formación habitual.

Ahora regresas a Los Angeles, ¿cómo sorprenderán al público del Dolby Theatre?

Para serte sincero, definimos el repertorio dos horas antes del concierto. Tenemos mucho de dónde escoger y este método hace que los conciertos nunca sean aburridos. Pero seguramente pasará algo que siempre ocurre: tocaremos los grandes hits de toda la vida y después ponemos el foco en el álbum nuevo. Eso pasa generalmente, cambiando algunas cosas aquí y allá.


Fito Páez: Una Noche en Hollywood! Compra tus entradas aquí!


Has atestiguado a varias generaciones de músicos en Argentina. ¿Con cuál identificas más?

Hay una generación muy impactante para mí. Esta sería encabezada por Lito [Nebbia], Luis [Albert Spinetta] y Charly [García]. Aunque hay pequeñas diferencias de edad entre ellos y pertenecen a momentos distintos de la música popular argentina, ellos tres me marcaron definitivamente. Considero que ahí hay una piedra fundacional entre la historia de la música tradicional argentina –que siempre fue muy inventiva, muy disparatada–, y cierto clasicismo. Esos tres autores son casi perfectos. Y te digo casi, porque si fueran perfectos, no serían tan buenos.

Hablando de perfección, muchos productores actuales abusan de la tecnología buscando hacer un disco "perfecto". ¿Qué opinión tienes de usar auto tune y demás programas que diluyen la parte humana de la música?

Te invito a escuchar mi próximo álbum, que saldrá en marzo de 2020. Está grabado todo en vivo, como se hacía la música originalmente, toda la banda tocando a la vez.

¿Se trata de un statement?

En este caso, te diría que es un axioma de hacer “guerrilla sin tecnología”.

¿Escuchas música nueva, hay algo por ahí que te haya volado la cabeza?

No en realidad. Estoy en una temporada de mucha producción y no me da tanto tiempo de escuchar lo nuevo. El otro día fui a un concierto de Café Tacvba en el Hollywood Bowl y me parecieron la banda más moderna del mundo eh. Muy geniales, están en un gran momento de maduración, de swing y de humor. Me parece que si hay jóvenes haciendo música, deberían seguir esos pasos.

Escuchando tu último disco, La ciudad liberada, hay una canción titulada “El ataque de los gorilas”, es mi track favorito del disco porque habla de la corrección política. ¿Cómo encaras los temas actuales, el feminismo, por ejemplo?

Estamos en un momento de una gran revolución feminista. Es una movida que con sus altos, bajos, grises y colores, está moviendo un montón de situaciones básicas que son esenciales para la convivencia. Me parece que ahí están pasando cosas muy importantes. Si bien hay diferentes niveles de charla, la corrección política significaría en este contexto, aprender. Que los hombres aprendamos y revisemos ciertas conductas.

Y no lo digo por ser políticamente correcto, tengo un montón de incorrecciones en mi vida, –a las cuáles seguiré correspondiendo, seguramente–, pero sí me parece bien que un grupo de chicas pelee por sus derechos, por las formas de andar en el mundo, por su sueldo. Y vamos a apoyar esas libertades porque si para algo estamos en el mundo, es para apoyar la libertad de los otros. Entonces, si el otro te está pidiendo pista en la época, porque viene maltratada durante muchos años, tenés que ayudar, acompañar y comprender.

Es momento de hablar de inteligencia: hoy, no se puede estar en el mundo sin ser feminista. Con todas las complejidades que ofrece el término, por su puesto. El feminismo está ligado a las grandes búsquedas de las libertades de las personas. Entonces, adhiero totalmente, pienso que es un tema para debatir, discutir, poner en escena un montón de ítems y celebrar, por su puesto.


Es momento de hablar de inteligencia: hoy, no se puede estar en el mundo sin ser feminista.


Justo en Argentina, ahora hay una ley para equilibrar la participación de las mujeres en los festivales. ¿Qué opinas al respecto?

Para mí ese tema es complejo: ser hombre, trans, mujer, bisexual, gay, etc., no te da una identidad artística per se. Por su puesto que apoyaré la causa para que haya equidad. Pero también voy a defender con uñas y dientes la calidad musical. Es un tema primordial, lo haga quien lo haga. No por tener un par de tetas ya tienes el estatus quo para poder participar en tal o cuál lugar. Más allá de las situaciones económicas, los festivales forman parte del deseo popular. Si cantan 60 mujeres y un hombre, es muy válido también. No importan los géneros en la música, porque la música no tiene género.

Para tí, ¿qué es más importante, aprender música en la academia o en la calles? 

Las dos, de ambas he aprendido muchísimo. Hay que estudiar la música, es una materia muy hermosa, no todo llega por el oído y la sensibilidad. Te vuelve muy vanidoso. Tenés que saber bien la historia.

Como un ávido lector que eres, te pregunto, ¿qué libro te trae loco ahora?

Ahora tengo un solo libro, que ya leí. Cuando estoy trabajando, haciendo música, es muy difícil concentrarse en otra cosa. Ahora tengo uno de el padre Borges que se llama “El hacedor”, lo recomiendo mucho porque ya ves ahí una genética borgiana. Nos revela que Borges no arranca con él (ríe).

¿Cuál es tu opinión sobre las plataformas como Spotify, que ofrecen porcentajes súper bajos a los artistas?

Todavía no tengo una opinión buen formada. Soy muy malo con los números. Por suerte tengo a mi manager, Juan Pablo Kolodziej, que está justo a mí lado. El se encarga de eso y me protege de los demonios de la industria. No tengo idea francamente, mi materia está tan metida en otro lado… ojalá me hubiera preocupado antes, cuando era más chico, así hoy podría tener un gran estudio de grabación y tener un espacio para hacer música más libremente. Pero bueno, las cosas no se aprenden todas a la vez, así que me estoy llevando esta materia para los próximos años.

Por último, ¿qué más puedes adelantarnos de tu nuevo disco de estudio?

Es muy cortito, dura 32 minutos. Como los primeros discos de los Beatles. Cada canción es un mundo. Te diría que, si no es mi mejor álbum, le va a pasar muy cerca.

Comenta con Facebook

¿Te lo perdiste?

Back to Top