Eljuri: "Soy activista"

Acaba de editar su tercer álbum La Lucha y a través del poder de las palabras y la fusión de todas las influencias que viven en su ADN avanza con emoción en su carrera
Por: 
William Padrón // @williampadron
Foto: Archivo del artista Dic 07, 2016

Cecilia Eljuri habla pausado, encuentra las palabras precisas para expresar en español. La ecuatoriana criada en New York ha sabido libar de una urbe que le recuerda todo aquello que sus padres le mostraban y se encuentra con géneros que condimentan su inquietud musical.

En Paz (2008), Fuerte (2012) y La Lucha (2016), como un en las Olimpiadas, Eljuri tiene tres discos en su haber. Ella es una cantautora con fuerza, forjada por el rock, ilusionada con el caribe, enamorada de sus raíces, apasionada por los sonidos jamaiquinos.

Conciliación, queja, tolerancia, la búsqueda, el cambio; Cecilia se interesa por el poder que puede ejercer sus letras en quienes la escuchan, ya sea en inglés o español. Hay un torbellino de ideas en su cabeza dulcemente estructuradas por la serenidad de su dialecto. Además es curiosa, atenta y fiel a sus convicciones.

La también guitarrista tiene un corazón latino reconocible aunque su condición de inmigrante le suma un bagaje cultural que aporta personalidad. Así de abierta conversó para La Banda Elástica.

Tu disco debut que habla sobre la paz, luego en Fuerte hay denuncia, ahora en La Lucha, el mensaje cambia ¿se trata de una trilogía de vida como concepto?

Estos disco sí tiene temas que pueden coincidir, tiene que ver con las situaciones de vida de uno que cambian. El corazón se mantiene, sientes lo mismo, sientes la necesidad de proyectar luz en las cosas que parecen injustas.

Helado Negro y tu son dos ecuatorianos haciendo vida en Estados Unidos. Voces referenciales de antaño como Julio Jaramillo, Julio Gutiérrez, Hilda Murillo, son parte del cancionero latinoamericano ¿Cómo conviven estas influencias en ti y cómo se manifiesta en una urbe como New York?

A pesar de que vengo de Ecuador, soy inmigrante, súper neoyorkina, así que de alguna manera represento todo eso, ser de un país de Sudamérica como Ecuador, lleno de gente con un gran corazón y tengo mucha familia ahí pero me crié en New York desde niña. Mi experiencia fue más como inmigrante.

Sin embargo géneros como El Pasillo están en tu sangre...

Lo conocí por mi mamá, quien es compositora, pianista y tenía muchos discos en Ecuador. Ella escribió tangos, boleros, valses, pasillos. Yo escuchaba son cubano por los discos de mi papá, Cachao, La Orquesta Aragón, así fue como conocí la música latina. También escuchaba música anglosajona de mi época como The Clash, The Rolling Stones, Led Zeppelin, Bob Marley. Mi música es una fusión de esas influencias pero súper latina y neoyorkina, me sale muy orgánico y natural. Esa es mi experiencia.

New York tiene una influencia latina muy fuerte, ahí nació la Fania All-Stars. No debe ser fácil casarse con un solo género en una urbe como esa...

Exactamente, la influencia de la clave. Fíjate mi mamá es libanesa y mi padre español, así que la rumba flamenca, el sonido árabe, también están presente en mi sonido. Quizás como soy cantautora y tengo mi propio estudio, surge natural mezclarlo todo antes de mostrarlo y la canción me dicta qué arreglos hacer.

En La Lucha también hay mucho del dub, un reggae reflexivo, los instrumentos van tomando forma en la tranquilidad ¿así lo buscaste?

Me parece interesante cómo lo percibes. Aprendí del reggae en New York, tocando con músicos de reggae, entonces lo percibes en mis discos, sin olvidar lo latino. Por tercera vez hago un tema con los grandes jamaiquinos Sly & Robbie, poderosos en la historia del reggae y con ellos hice la canción "Quiero saber". Ellos iniciaron todo esto del Kuduro y han trabajado con Gwen Estefani, Mick Jagger y muchos grandes. Lo que me gusta de reggeae es la sensibilidad y la tranquilidad, también la energía que proyectan de cambiar al mundo, la tolerancia que percibes en la música jamaiquina. En mi canción "Bangbang" oyes un reggae más fuerte que habla de dejar la violencia de las armas.

El primer sencillo fue "El viento", un tema bolero, romántico pero Eljuri es más ruda, potente ¿cierto?

"El viento" también es un lado mío. Fue el primer sencillo porque a todos les gustó, a mí me gustan los once temas por lo que no tuve problemas. Si toca al corazón perfecto. Soy optimista, quiero que la gente encuentre su lado más suave y sutil para poder entenderse. En este disco quise ser más introspectiva que el anterior. Es sobre entender las diferencias del ser humano y celebrarlas. Así que cada canción tiene su propio sentido y las letras poderosas.

La portada del disco es como una Celia Cruz convertida en profeta de la paz en la mitad del caos y con el rock and roll explícito ¿te consideras más una artista rock que de otros géneros que fusionas?

El centro de mi música es rockera, me encanta el poder de la batería, la guitarra eléctrica, los elementos básicos del rock. Cuando toco en vivo me encanta rockear pero no tan típico.

Si estuviesen viva La Lupe y Celia Cruz ¿qué temas del disco les daría a cada una para que lo re-interpretaran?

"Sálvame" o "El viento", las mas latinas. Por cierto que en el disco hay una canción que mi mamá escribió, se llama "Indiferencia", la compuso como un tango hace unos años, en su piano. Me gustaba la canción y la convertí en un bolero trip hop como mis fusiones.

Te cuesta un poco pensar en el español ¿cómo haces para componer y escribir?

La canción sale como sale y la mayoría de las canciones de este disco están en español porque me encanta cantarlas así. Las palabras bailan sobre la música, es una lengua romántica y me gusta escribir en español. Sale como sale, a veces hasta se cambia en el camino.

Ahora hay una incertidumbre por lo que será la llegada de Trump al poder pero Latinoamérica tienen incluso problemas para algunos más graves ¿cómo es tu percepción siendo residente americana y a la vez nacida en Ecuador?

La reflexión de lo que está pasando es la manera en que debemos actuar para mejorar las cosas. Yo soy como una activista y si puedo usar la música para que la gente se de cuenta de que no están solos en las situaciones donde están, es muy importante para mi. La energía de la música en las personas, la inspiración, eso es importante para alzar la voz. Aquí en Estados Unidos estuve animando a mucha gente para ir a votar pero ahora que ya pasó, quiero que la gente use su voz para expresarse y que Donald Trump escuche sus posiciones, ahora le toca a él escuchar a todo el país. No estoy contenta con su triunfo pero ya ganó. Ya sea que estemos en descontento o sorprendidos, hay que usar esa energía para mandarle el mensaje de lo que se debe hacer, marchar, protestar, exigir. Lo mismo en Latinoamérica, lo que sucede con la violencia me da mucha pena, así lo expreso en "Bangbang". No estoy llamando a la violencia, estoy hablando de que tenemos que hablar y expresarnos. 

Comenta con Facebook

¿Te lo perdiste?

Back to Top