Diamante Eléctrico: "El fin siempre es el comienzo de la oscilación"

Su guitarrista Daniel Álvarez conversa sobre el tercer disco que lanzaron sorpresivamente
Por: 
William Padrón // @williampadron
Foto: Archivo del artista Nov 15, 2016

En la edición pasado de los Latin Grammy, Diamante Eléctrico asombró con B (2015), llevándose el galardón de Mejor Álbum de Rock. Lejos de inflarse como agrupación, el power trio colombiano conformado por Juan Galeano (bajo, voz principal), Daniel Álvarez (guitarra) y Andee Zeta (batería), se lo tomaron con calma luego de recibir el premio.

Desafío y simplicidad parecen ser el lema con el que se maneja Diamante Eléctrico por estos días. Lanzó su tercer álbum de estudio La Gran Oscilación (2016) sorpresivamente, acompañado del video 360 de "Déjala rodar" y el documental Después de la espera donde se aprecia su paso por los estudios Tigo Music/Audivisión de la ciudad de Bogotá, junto con el ingeniero y productor Joshua V. Smith de Third Man Records y conocido por su trabajo con Jack White, Beck y The Dead Weather, entre otros.

Rockabilly, rock progresivo y experimental, sin perder el rumbo de las canciones pero motivados por su propia intuición. Diamante Eléctrico lo hizo análogo, le apostó a sus imperfecciones para gestar el disco que mejor los define, un regreso a sus raíces con la experiencia recorrida en tarima, curtidos de sapiencia musical.

Su guitarrista Daniel Álvarez se encarga de conversar con La Banda Elástica para resumir y compartir el por qué lanzó este disco sorpresivamente, su feedback con el productor y qué hay luego del Latin Grammy con ellos.

A pesar de las influencias obvias de Led Zeppelin, además de una intención por lo experimental, también hay una forma psicodélica y progresiva ¿Se plantearon ir más allá del hard rock?

Si, siempre nos gusta ir más allá de lo obvio, sobretodo porque estamos haciendo rock, ¡hombre el manual está escrito hace muchos años! y para personas que lo entendemos estamos orgullosos de haber crecido con ellos y basar nuestra inspiración de composición en muchos de ellos. Este disco es precisamente eso, empujarnos mucho más. El disco anterior B, el ganador del Grammy, tiene grandísimas canciones pero es un poquito más juicioso, fue un momento de hacerlo más limpio, pulido, más sofisticado. Ahora decidimos, no intencionalmente, ir del lado opuesto, garage. Este fue un disco grabado en  cinta, en vivo, sin metrónomo, los tres sentados. Te compro ese entendimiento progresivo pero no el matemático, sino en esas figuras cruzadas y locas que están en Zeppelin. Este disco es una celebración.

Incluso en "Humo negro" a ratos se siente la influencia de King Crimson...

¡Claro que sí! Han sido influencias conscientes como King Crimson o Rush, eran bandas interesantes. El patrón dueño, manager de Diamante Eléctrico son las canciones y si te fijas, además tenemos una pasada medio Black Sabbath que lo hace más grande. Por eso volvimos a esa raíz para hacer las canciones más grandes.

En el documental se les ve con camisetas de Iron Maiden, Metallica, haciendo solos de guitarras, medio metal la cosa, digamos que ustedes vienen de una escuela rockera mucho más fuerte que las bandas que ha producido  Joshua Smith, digamos en términos garage, cerradas  ¿cómo fluyó la química con ustedes?

Estábamos consciente de eso, muy conscientes... hacemos un solo que le aporte a la canción o no lo hacemos y Josh es exactamente de otra escuela. Viene de trabajar con Jack White y si te das cuenta en sus canciones como "Love Interruption", usa un clarinete que está entre guitarra acústica, espectacular. Sí teníamos un aliado que cree fielmente en que menos es mas y cree en el poder de la imprecisión como un lenguaje musical. Me parece factible eso que dices de las camisetas porque siempre toco con camisetas de Metallica, Iron Maiden, yo crecí oyendo metal, progresivo, heavy metal. Puede que en América no tengas una conversación de Maiden y Sabbath en la misma mesa pero como venimos de Latinoamérica, lo bonito es que podíamos escuchar de todo, nadie nos explicaba si unos eran hippies o no, así que podíamos oír lo que sea e incongruentes.

Y es que vienes de una ciudad como Bogotá donde el metal tiene mucho arraigo, es el hogar de La Pestilencia...

Yo crecí tocando metal, lo hice en seis Rock al Parque tocando metal con la gente que era. Es el clamor del festival, somos una ciudad rabiosa. Una ciudad donde te paras mal y te gritan.

Es inevitable que al saber que grabaron La Gran Oscilación en cintas me haga recordar a Sound City, el documental que hizo Dave Grohl, quien en un momento dice que si sales a hacer rock and roll y es imperfecto, así debe quedar ¿cuál es la imperfección de este disco?

Puede que no te des cuenta a primera vista pero bailamos en algunas canciones. Mira una cosa, Led Zeppelin fue considerada una banda matemática durante los 70s, 80s, 90s, hasta que entraron los sintetizadores, sobretodo en los 80s y ya matemático cogió otra visión; Led Zepplin es una banda que se movía así. Si oyes "Black Dog" no es un ritmo tocado en tempo perfecto, se mueve en partes donde Bonham y Page no entran juntos, entonces ese tipo de imperfección está en todo el disco. Nuestro disco anterior también lo grabamos en vivo y hay un error en un solo pero se queda porque para nosotros vale más la interpretación y lo que pasó en el estudio que ponerte a buscarle lo que no hay.

¿Fue un capricho de Diamante Eléctrico grabar en cintas, análogo, en directo o querían demostrarle a las nuevas generaciones la importancia de volver a hacer rock humanamente?

Venimos de un proceso de saturación. Arrancamos esta banda porque estábamos desenamorados de la industria de la música y estábamos francamente con el corazón roto por todo lo que se supone que esta industria debe ser y todo lo que a ti te dicen que debes hacer, entonces dijimos: "hagamos una banda de la forma en la que nos de la gana hacerla"... perdón la puta gana de hacer una banda. Dentro de todo ese paquete venía el hecho de ser así, sinceros, no planear, no pensar en un sencillo, ni video, sino hacer canciones y grabarlas. Esto no fue un desafío consciente, si hubiese sido así, habríamos anulado el espíritu de lo que es Diamante Eléctrico que es liberarse de todas esas cosas. Diamante prima la inconsciencia, prima las tripas, nosotros trabajamos con las tripas afuera y eso es lo que tú eres.

¿No les afectó la presión de haberse ganado un Latin Grammy como Mejor Disco de Rock por B a la hora de componer y meterse al estudio a grabar La Gran Oscilación?

Un Grammy para una banda de rock es un saludo a la bandera, no te va a vender más tickets, al día siguiente que vas a salir de gira, los boletos no van a ser más baratos. Cuando ganamos el Grammy dijimos: "esto no va a ser colchón para la vida, esto va a ser un trampolín para saltar", con este premio en las manos, este guiño de la academia y de los medios, porque obviamente te da mucha más atención, entonces era el momento para seguir desafiando. No queríamos hacer otro B, vamos a hacer el disco que estamos soñando, vamos a usar esta atención para zarpar. Eso fue exactamente lo que hicimos y te podemos decir que funcionó. Hay mucha gente en este país, críticos del tamaño de la Rolling Stone, los principales medios que dicen: "por fin oí el disco que representa todo lo que han hablado de ustedes todos estos años". Para nosotros funcionó, la idea de desafiar, no quedarnos quietos ni cómodos, que el Grammy fuera un punto para saltar.

¿Por eso decidieron lanzarlo sin avisar, sin previa promoción?

En Latinoamérica, durante muchos años, trabajar juiciosos ha sido un argumento suficiente para las bandas. Estamos pasando por un momento de oro a nivel continental. Hace poco tocamos con Enrique Bunbury, Carla Morrison, Café Tacvba, Natalia Lafourcade, La Gusana Ciega, toda la gente que en este momento está marcando la pauta a nivel latinoamericano y te digo que somos todos juiciosos y trabajadores, entonces ¿qué más nos vamos a inventar? Sacar una nota de prensa y ya. Así que nos llevó a la conclusión de desafiarnos, hacer algo diferente, sorprender a la gente, sacar el disco a la media noche, hacer un video en 360 para el nuevo sencillo. El rock and roll toda la vida ha sido así.

Josh Smith no solo ha trabajado con Jack White sino también con Neil Young, dos guitarristas que, a pesar de tener algunas similitudes, como el virtuosismo, a primera vista son diferentes en la concepción de su obra. Como guitarrista ¿te viste reflejado en estos dos pilares o tuviste algún prejuicio con Josh?

Te puedo decir algo muy simpático, si una banda Colombiana hubiese tocado el estudio donde Josh graba, toda lo que hay ahí, le habría pasado lo que a nosotros. Nuestras cabezas estaban concentradas en grabar. Con Josh te sientes tranquilo, cómodo. Tal vez si hubiese sido el man que produce a Dream Theater, hubiese sido una presión, me habría salido del tempo. Josh es un tipo que sabe leer el poder la simplicidad.

¿Qué significa La Gran Oscilación para ti?

El fin siempre es el comienzo de la oscilación. Nosotros, como buenos artistas, somos seres humanos con un gusto particular por el tormento y el dolor. Cada vez que estás en el extremo y no sientes que das para mas, es el comienzo de una nueva ronda de filiación. Todos hemos vivido eso, todos lo pasamos como compositores, como seres humanos, papá. Es la celebración de decir que cada vez que estás en una esquina y que crees que ya no da mas, se viene otra ronda que la vas a pasar increíble. Es un ciclo de saturación.

En época de streaming los disco oscilan entre 35 a 45 minutos y Diamante Eléctrico saca un disco de casi una hora ¿Fue un reto?

Sacas un disco de una hora cuando no estás pensando cuanto dura tu disco. Es la forma de hacerlo porque de lo contrario no tiene sentido. Hicimos un disco y ya. Me vine a enterar de cuanto duraba el día que nos llegó el master final. Esa es la forma en que las cosas tiene que pasar. Este disco no cabe en un solo vinil, tendrá que ser doble. El arte está lleno de felices accidentes y si para que el disco encaje nos toca hacer otra canción... la creatividad ama los limitantes.

¿La Gran Oscilación va a salir en vinil?

¡Claro! Suena a cliché per cuando viajamos preguntamos en la ciudad dónde está la tienda de vinilos y nos traemos rarezas. Necesitamos el vinilo por algo personal. En unos tres meses saldrá. 

Comenta con Facebook

¿Te lo perdiste?

Back to Top