Festival Esperanzah 2014

Festival Esperanzah 2014: El Blog de Malena González Alemany

Por: 
Malena González Alemany
Foto: Marina Miquel Baixa Dic 30, 2014

Nos avisan en todos lados: En Facebook, con un recopilatorio de fotos acompañadas de frases reflexivas como resumen del año, en los grupos de WhatsApp con los planes para la noche del 31.

En los restaurantes con sus promociones de cena, champagne, cotillón y fiesta y nosotros mismos cuando miramos atrás y nos damos cuenta que se va otro año.

No quiero ponerme pesada ni con propósitos de año nuevo ni con una lista de todos los conciertos, discos o descubrimientos de 2014.

Lo que sí, creo que este es el momento para sacar a la luz un artículo que escribí hace un tiempo y que nunca publiqué por diversos factores.

Hoy todo se alinea para que lo pueda publicar y para que pueda desear que este 2015 sea bueno conmigo y me deje volver al Festival Esperanzah.

Os deseo un muy feliz 2015 lleno de cosas increíbles!!

dots

El Festival Esperanzah ponía en marcha este año su quinta edición. Se daba el pistoletazo de salida el viernes día 17 de octubre en el Prat de Llobregat (al lado de Barcelona) y se concluían los tres días de música, actividades, charlas y aire libre, el domingo 19.

Tres días en el Parc Nou (Parque Nuevo) en el barrio de Sant Cosme, que dejaron claro que el Festival Esperanzah ha venido para quedarse; que se está asentando como una fecha anual infaltable; y que cada vez -por suerte- el público aumenta en relación al año anterior.

dots

UN FESTIVAL SIN MIEDO AL FRACASO

dots

festival esperanzah 2014

Pero claro, la palabra “festival” suele llevar consigo muchas otras implícitas: “cerveza”, “noche”, “mañanas resacosas”, “ni rastro de niños”, “música”, “descubrimientos”, “abono caro pero amortizable”.

Y es que es así: este tipo de eventos suelen tener su punto fuerte a la noche (que, obviamente, suelen ser conciertos); hay colas eternas para comprar una cerveza -por la que pagas una locura!-; debes dejar –si los tienes– a tus hijos en casa porque el ambiente no es para ellos; la noche se alarga hasta el amanecer y los abonos suelen ser caros.

En realidad, los abonos terminan saliendo a cuenta si vas a TODOS los conciertos, pero seamos realistas: nadie va a todos los conciertos.

El Esperanzah, en ese sentido, es atípico: es gratuito.

Para un país que está en crisis, y que a las entradas en cultura se les tiene que sumar el 21% de IVA, un evento de estas características supone poner la cultura al servicio de todos y hacer accesible para toda la gente un festival de verdadera calidad. Hasta ahora, todas las ediciones del Esperanzah han sido gratuitas, pero no en todas ha ido tan bien: se cuenta en su página web que en los años anteriores hubieron pérdidas que provocaron que muchos de sus organizadores se desanimaran y abandonasen el barco.

Leyendo en dicha página la breve historia del festival y sus dificultades económicas, queda claro que el hecho de que se haya seguido haciendo es admirable y quizá lo que más se tenga que aplaudir. Cada vez tengo mayor certeza -muy a mi pesar- de que en este país le tenemos mucho miedo al fracaso.

Por eso se debe destacar con mucho énfasis a quienes, pese a no los cumplir objetivos propuestos durante años, siguen intentándolo, perseverando y trabajando el triple si es necesario, e incapaces de perder de vista el objetivo.

Os invito a que también veáis allí el apartado de “las cuentas claras”. Probablemente no sean los primeros organizadores de un evento del estilo en hacer público su presupuesto, y esto a nadie le sorprenda; pero yo es la primera vez que lo veo.

En la web faltan datos, pero figura lo importante: $30,213 Euros de presupuesto neto (señores, esto es una locura: es poquísimo dinero!). 

dots

MÚSICA CON EL ESTÓMAGO LLENO

dots

Otra de las cosas que llamó la atención fue la cantidad de gente que se veía con una camiseta con la palabra “voluntario” en letras grandes. Es importante valorar el trabajo de la gente que estuvo hasta altas horas de la madrugada trabajando sin descanso y siendo nada más (ni nada menos) que voluntarios. Desde la organización se pedía que no se hiciera botellón y se consumieran las bebidas en las barras que habían puesto en el parque y la comida en los puestos que colaboraban con el festival.

Los cuales eran capaces de emular las cocinas más tradicionales de cada país: empanadas argentinas, arepas venezolanas, crêpes francesas y pizza. Había comida para todos los gustos y a precios populares... para todos los bolsillos. La cerveza era barata también, pero la cola para comprarla, en horas de conciertos, insufrible. Había puestos de artesanías, puestos de ropa, de venta de libros y de asociaciones. Se consiguió, de esta manera, que hubiera diversidad y que no hubiese puestos repetidos. 

dots

CULTURA EN MANOS DE TODOS

dots

Pero, ¿por qué hacer un festival gratuito? La respuesta es sencilla. Lo es tanto que parece una locura: para que todo el mundo tenga su lugar, para hacer posible lo imposible.

Durante todo el fin de semana se intentó dar cabida en las actividades del Parc Nou a todos los rangos de edad. Se crearon actividades y atracciones pensando en los gustos y necesidades de todos: desde espacios de debate hasta talleres para niños, pasando por los infaltables conciertos, que solían empezar a las 19h. La intención de crear espacios de debate y reflexión se materializó mediante charlas que se llevaron a cabo durante los tres días que duró el evento.

Impresionaba la cantidad de interacciones que se producían entre el público asistente y los diferentes ponentes. El mensaje era claro: tenemos voz, ideas y ganas de pronunciarnos.

Otro de los motores del Esperanzah es poner la cultura en manos de todo el mundo: la noticia en los medios de comunicación, el domingo 19, fue que Manu Chao había dado un concierto gratuito para 40.000 personas. Pero en realidad fue mucho más que eso: el Festival consiguió crear nuevos modelos de construcción comunitaria en torno a la cultura.

Los tres días hubo actividades desde la mañana hasta la noche, casi hasta la puesta de sol. El parque se llenó de espacios para todo el mundo: desde para el más pequeño de la casa, hasta para padres y abuelos.

El sábado 18, cuando llegué, olía a paella todo el parque. Me encontré con un montón de gente esperando a que la paella gigante se hiciera. Después, la imagen fue verdaderamente bonita: familias enteras comiendo aquel tradicional plato, sentados en el pasto del parque, los niños jugando y más de uno haciendo la siesta al sol. 

dots

MÚSICA, POR FAVOR!

dots

Tocaron muchos grupos los tres días, pero el plato fuerte eran la banda catalana Txarango (foto que encabeza esta nota), que tocaron el viernes 17 y Manu Chao, que lo hizo el sábado 18.

Descubrí, además, un montón de bandas nuevas que me encantaron, todas muy diversas. Entre ellas cabe destacar a: La Sra Tomasa (tocaron después del ex Mano Negra) que sobresalieron por la energía que tienen en el escenario, consiguieron que la gente se quedara y moviera las caderas hasta altas horas de la noche. Luego, Los niños de los ojos rojos me enamoraron -no solo al primer acorde-, sino también cuando vi lo que eran capaces de provocar en la gente: la conexión entre el público y la banda fue tremenda; y la música que hacen es una mezcla de ritmos de verdad atrapante.

El grupo Kimbala fueron otra sorpresa para mí; tienen también una mezcla de ritmos interesante, pero ésta es quizá más festiva que la de Los niños de los ojos rojos; con Kimbala estás obligado a saltar y bailar, y que nada de tu alrededor te importe más que el que tus caderas sean capaces de seguir el ritmo.

La Sra Tomasa festival esperanzah 2014

los niños de los ojos rojos festival esperanzah 2014

manu chao festival esperanzah 2014

Desde arriba: La Sra Tomasa, Los niños de los ojos rojos, Manú Chao y La Ventura.

El Festival terminó de cumplir sus propias expectativas cuando Manu Chao y sus compañeros de La Ventura, reunieron en su concierto el doble de público de lo que esperaba la organización. La banda brilló más que nunca: se notaba que estaban en casa. La última vez que el artista francés había dado un concierto multitudinario y gratuito por esta región, fue en las Fiestas de Barcelona (Festes de la Mercè) del año 2001, y en el ambiente se notaba que había ganas contenidas.

Los dos momentos más emotivos del concierto fueron cuando Joan Garriga (cantante de La Troba Kung-Fú) subió con su acordeón al escenario, y cuando Amparo Sánchez brilló al cantar "Welcome to Tijuana" con Chao. 

dots

UN LARGO CAMINO POR ANDAR...

dots

No voy a comparar el Festival Esperanzah con otros que se hacen en Barcelona, como el Sónar o el Primavera Sound, porque no tienen nada que ver... ni en intención ni en mensaje.

Lo único que diré es que el Esperanzah ya se ha asentado como una fecha marcada -y sumamente esperada- en el calendario anual.

Pero no por eso se debe dejar de trabajar: éste es el momento de empujar más que nunca y de que, todos los que podamos, seamos capaces de darnos cuenta de lo que tenemos delante y apoyar la causa.

El listón está alto, y ha quedado claro que nada es imposible.

dots

Sigue a Malena enTwitter o visita su Blog

dots

Manu Chao y La Ventura | Festival Esperanzah! 2014

Comenta con Facebook

¿Te lo perdiste?

Back to Top