Conoce el universo de Baltazar

Conoce el universo de la banda mexicana Baltazar

Por: 
Enrique Blanc
Foto: Archivo del Artista Nov 04, 2015

Lo primero que supe acerca de Baltazar, sin discusión una de las propuestas musicales más originales que han despuntado recientemente en la activa escena musical mexicana, me llegó por medio de César Gudiño, el productor electrónico detrás de proyectos como Sussie 4 y The Broken Flowers. Fue él quien me dijo que había un trío de músicos grabando en su estudio y que, fuera como fuera, tenía que acercarme a escuchar lo que hacían. Y así lo hice.

Una grata sorpresa me representó el darme cuenta de que Baltazar se desprendía de otro grupo al que yo había conocido previamente y que me había dejado una grata impresión tras haberlos escuchado en vivo en el Laboratorio Sensorial, una plácida tarde de domingo de muchos meses atrás: Dante Kaosterván. De hecho, al igual que aquellos, Baltazar se formaba a manera de trío, conservando a dos integrantes de Dante: Roberto Agredano y Luis Eduardo López, pero intercambiando a Bácter de Porter por Juan Pablo Corcuera de The Technicolor Fabrics.

Gudiño y los Baltazar me mostraron tres demos que, desde una primera oída, me parecieron arrebatadores. Su música, debo confesar, me resultó tan original como extraña, movida por sonidos de sinte pero también incorporando elementos orgánicos y todo bajo el halo de misterio que ellos han decidido incorporar a su propuesta y que es elocuente en los dos videoclips que han producido a la fecha.

Movido por la emoción que me representó el escucharlos, escribí un texto breve, aún con la incertidumbre de no saber exactamente en qué territorio musical estaba pisando. Entonces dije:

“Escucho a Baltazar y una serie de imágenes me vienen a la cabeza, referencias de un sonido netamente contemporáneo y de vena experimental que a su vez resulta seductor, hipnótico, ineludible. Atrapa, sobre todo, la originalidad de sus texturas sonoras, su extraña consistencia que avanza sutilmente para enseguida, de golpe, tornarse contundente, poderosa, irrefrenable”.

De igual manera esa voz resignada y marcada por la nostalgia que lo impregna de una personalidad muy propia. Un trabajo musical que remite al folk a momentos, a la electrónica asimismo, el drone incluso y cuya percusión va a lo tribal en ocasiones. Una amalgama de recursos y elementos que en su conjunto, en su exacta cohesión, resultan novedosos y colmados de imaginación. No exagero, escucho a Baltazar y me parece ser uno de los sonidos más refrescantes que han llegado a mi oído en los días recientes.”

Tiempo ha pasado de entonces a la fecha. Y, más allá de la propuesta estética de Baltazar que hasta hoy ha dado a conocer un EP con tres canciones (que puede descargarse gratuitamente en su portal de Internet, en vocesdebaltazar.com) y una canción más que será parte de un segundo EP, me ha interesado bastante la manera en la que han venido dándose a conocer, sobre todo utilizando redes sociales y dosificando su trabajo con paciencia y estrategia.

Su idea es que, una vez que tengan tres EPs colgados en la web, los sumen y con ello den forma a un elepé, su primero, en el cual vendrán tanto las canciones que ya les hemos escuchando como “Imperio” y “Duele” —las mismas sobre las que hicieron videoclips— a la par de las que vayan lanzando en lo sucesivo.

Pero la eficacia de las canciones de Baltazar no estriba sólo en su aspecto musical, sus letras son también motivo de atención. Para muestra, un breve fragmento de “Duele” donde el protagonista da rienda suelta a la pasión violenta que tiene hacia su amante y poseído exclama:
“Sabemos que estamos tan solos que duele …
Salimos de noche para evitar mirarnos…
Y duele, no poder controlar estas ganas
de arrancarte toda dignidad…”

Otro elemento que abona a favor de su propuesta sui generis en el horizonte de la música contemporánea mexicana es la parafernalia simbólica que ellos incorporan a su trabajo, tanto en el diseño que utilizan como en las imágenes que aparecen en sus videos y que presentan parajes vaporosos en los que una mujer es siempre protagonista y aparece ornamentada con objetos de procedencia indígena, entre otra serie de cosas que quizás sólo los propios Baltazar puedan explicar y que seguramente iremos aprendiendo a medida que este primer proyecto que se han propuesto vaya dándose a conocer y siendo escuchado como lo merece.


Baltazar | Duele


Sígueles la Pista! Facebook | Twitter | Descarga Gratuita Aquí

Comenta con Facebook

¿Te lo perdiste?

Back to Top